Tenemos un microchip instalado…


Sí, señores. Los opositores, esos seres mutantes que acaban desarrollando fauces por doquier, hemos sido diseñados en Japón – ¿no habéis visto el “Made in Japan” escrito en vuestros tobillos?- para que seamos incapaces de descansar aunque nos lo propongamos.

Cuando me pegué el gran tortazo, llamado oposición, me propuse que dedicaría los meses de julio y agosto al desarrollo de mi hedonismo y autocuidado personal y, ya en septiembre, decidiría qué hacer con mi vida.

Muy coherente ¿no?

Pues bien, no hay día que no piense en qué voy a hacer… y hasta en lo que no voy a hacer. Pienso dónde echaré CV, si habrá o no oposiciones de primaria el año que viene, qué cursos puedo hacer a partir del mismo septiembre… e incluso, para este verano, me estoy ocupando en:

a) Hacer una dieta fuerte. Pero fuerte. Comienzo a hacer la función clorofílica, pero hay que ir remediando los excesos.

b)Ir a nadar día sí- día no (salvo desastre natural). Eso tonifica y deja el pellejo divino. La playa es el photoshop del cuerpo.

c) Ir a todos los médicos pendientes. Así comencé con la fisio en el cuello y con el genial descubrimiento de que lo mío no son dientes: son fauces. Fuera de bromas, es cierto que me van a sacar tres dientes, porque sobran. ¿A que mola?

Conclusión: Realmente yo no entiendo qué es pasar un verano sin hacer nada. Seguro que vosotros tampoco. ¡Saludos!

Anuncios

Acerca de vengatriz

Opositora crónica. Si también eres opositor crónico ¡espero tu testimonio!
Esta entrada fue publicada en Genérico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tenemos un microchip instalado…

  1. Gissel dijo:

    Pues a mí me sacaron OCHO dientes que sobraban. Pero como no soy opositora, sé como pasar el verano: escribiendo obsesionadamente 😀 (tengo chip de escritora).

    Ojo con las dietas fuertes, que enlentecen el metabolismo y producen pérdida de masa muscular.

  2. vengatriz dijo:

    ¡Ocho! No debo quejarme, no… ¿Me podrías decir si fue muy chungo? Le tengo un poco de miedito a la intervención. Aunque no sea muy seria, es mi primera “operación”… (snif). Y haces genial en pasar el verano escribiendo. El cuento que subí a Sala fue anterior a mi examen, agradecería al cosmos ser capaz de escribir algo más que una entrada para el blog, pero ya sabes, son épocas.

    En cuanto a la dieta, tendré ojo. Me la mandó un endocrino hace tiempo, así que tampoco estoy haciendo la loca, pero es muy severa porque es disociada y tiene los alimentos muy limitados. No es como para llevarla a cabo mucho tiempo… por no decir que después viene lo peor: la vigilancia para no dar “rebote”. Comienzo a asumir que el control será de por vida… aunque vaya en contra de mi temperamento ¡ayns!

    Muchas gracias por postear, majérrima.

    ¡Nos leemos!

    PD. Recuérdame cuál era tu blog y te lo pongo en amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s