Estimado ligue potencial


Introducción:

Esta carta ha sido escrita a propuesta de J.G. No tiene que ver una sota con la temática habitual del blog, pero como la propuesta surgió a raíz del post anterior, considero que el lugar lógico en el que debo exponer esta carta es este. Cuando Jesús leyó aquel post, comentó que esto podría ser el principio de un nuevo modelo relacional que diera primacía a la sinceridad sobre el tradicional valor de la buena educación; asociada siempre a ocultar con densas capas de maquillaje cuanto se piensa y a expresar lo contrario de lo que se siente. También dijo que le apetecía leer una carta a un ligue encuadrada en este modelo sincero.

Como normalmente los ligues no se escriben cartas a menos que se conozcan a través de Internet,  me he querido imaginar el entorno más parecido a Infojobs (entorno en el que me imaginé la aplicación de mi anterior carta) que tenga relación con las relaciones sentimentales. El entorno más parecido son las redes de búsqueda de pareja y el equivalente a las cartas de presentación son los perfiles; si bien casi todas las redes sociales son también utilizadas como redes de búsqueda de pareja aunque no sea su finalidad original. Eso hace que la búsqueda de pareja se haga sospechosamente parecida a la búsqueda de curro, con todo lo que conlleva.

Advertencia previa: Como suele suceder con los textos humorísticos, esta carta está llena de estereotipos, a carros. No me cabe la menor duda de que las mujeres podríamos ser destinatarias de cartas semejantes y que esta misiva podría ser adaptada a ese caso, incluso os animo a hacerlo.

Segunda advertencia previa: También ha de ser adaptable a todas las orientaciones sexuales. Es adaptable a lo que haga falta porque, en el fondo, tod@s nos parecemos mucho.

Hechas las explicaciones, a continuación, la carta.

Estimado ligue potencial:

Si has llegado hasta aquí es porque estás buscando novia. Lo primero que habrás buscado en este mercado gigante de carne es mi foto. Poner la foto en un perfil para que me valores a ojo me parece tan inapropiado como lo de colocar mi foto en un CV. Por decreto, deberían prohibir las fotos en este tipo de páginas, así la gente comenzaría a entablar conversación por el contenido de los perfiles y, cuando por fin llegara el turno de dar el paso de conocerse en persona, se podría cantar aquello de “bonitos riñones, tienes un interior precioso” con pleno conocimiento de causa. Además, ignorar si estás hablando con Miss Mundo o con la adefesio mayor del reino también tiene su puntito de emoción. ¿O no te gustan los retos?

Pero, antes de seguir, dejemos clara una cosa: aunque estés pensando que una chica proactiva para ligar ha de estar desesperada y a poco que le hagas la pelota va a caer, permíteme que te recuerde que cualquier mujer, por el hecho de ser mujer, por más desesperada que esté, siempre va a tener sin gran esfuerzo más ligues potenciales rondando que tú y que, como leí a una mente diamantina de la red, cualquier hombre que tenga la suerte de encontrarse una mujer desnuda en la habitación, con independencia de cómo sea esta, ha de considerarse a sí mismo afortunado.

Ahora, olvídate de escribirme si:

–         Superas los cuarenta o no llegas a los veinte. Una cosa es no priorizar el aspecto y otra plantearme salir con mi padre o con mi hijo. No, gracias, pero no te preocupes, sigue buscando, habrás candidatas dispuestas a satisfacer tus perversiones.

–         Pareces un inmigrante que busca papeles. No es racismo, es supervivencia. Cuando ni siquiera me fío del Producto Interior Bruto, menos me voy a fiar de un producto importado cuyos motivos para contactarme corren el riesgo de ser ajenos al romanticismo.

–         Me escribes desde el extranjero. Soy realista: tal y como está la economía, lo más probable es que me venga mejor salir de aquí de lo que a ti te puede venir entrar en este país, pero no tengo dinero para ir a visitarte y menos para mudarme allí, así que a menos que estés dispuesto a arruinarte a base de visitas, pasa de mí. Y olvídate de la idea de abducirme, que luego me lo vas a querer cobrar en carnes.

–         Tienes pinta de concursante de “Granjero busca esposa”. Y no, no me vengas presumiendo de que tienes casa grande, terrenos y caballos, que como la ciudad no hay nada y tú, te pongas como te pongas, si eres un cateto de esos al cuadrado con hipotenusa y todo, olvídame, soy urbanita crónica.

–         Vas a entrarme pidiéndome matrimonio. Sé que os han programado a todos para creer que todas nosotras andamos locas por casarnos, a fin de garantizarnos un techo y un macho de la manada que nos mantenga y haga bombos para que no nos aburramos, pero no. Si llegas pidiéndome matrimonio, o me matas de hiperglucemia o lograrás que te borre y, según la estadística, lo más probable es lo segundo.

–         No eres capaz de escribir más de dos frases sin colar una falta ortográfica. Esta manía es muy personal, pero cuando veo faltas la libido  se me baja a los talones y, como estas se repitan más de lo razonable, se pueden despertar sorprendentes tendencias psicopáticas en mi persona. Me da igual que presumas de seguridad económica o de titulación; como me entere de que tienes faltas no creeré nada y te mandaré a la mierda por insultar mi inteligencia; que llevamos una racha en que no hay hombre que no presuma ante mí de ser licenciado cuando, curiosamente, e ignoro el motivo, los hombres en el Campus son una rara avis.

–         Tienes escrito en tu perfil o, en su defecto, piensas decirme en cuanto tengas la oportunidad aquello de “soy muy sincero y estoy buscando sinceridad” porque vuelves a caer en el error de tomarme por idiota. Los hombres debéis aprender dos cosas sobre las mujeres. La primera: sabemos que mentís más que habláis. La segunda: Preferimos las mentiras y sabemos que no hay mentiroso más dañino que el que finge ser sincero. Si comienzo a salir contigo partimos de que tú mientes, yo finjo creérmelo y tú finges creer que me lo creo. ¡Ay de ti como no te tomes la molestia de ser verosímil!  Ah, y por si lo dudabas, no lo dudes: yo tampoco te contaré todas las cosas referentes a mi vida presente y mucho menos las que atañen a mi vida pasada. Una cosa es que puedas o no estar conmigo y otra cosa es que te haga propietario de mi vida. Si quieres ser propietario, cómprate un perro.

–         Aunque supone incidir en lo anterior, no contactes si no eres consciente de que el ego de la mujer es un saco sin fondo al que hay que alimentar de modo permanente. Dicen que no hay que esperar que el otro nos dé la felicidad que no sepamos proporcionarnos nosotros mismos, y es cierto, así que no te pido felicidad, sólo que me hagas la pelota. Como dije, yo me haré la sueca y fingiré creerte y, es más, para dártelo todo machacado, si simulara que no simulo aceptar el piropo se deberá a que quiero que insistas en ello, que lo exageres, que me transmitas que soy el mejor invento desde el paté de aceitunas. Subir la autoestima del otro es la principal misión de una pareja. Si tu adulación es suficientemente convincente, la mía también lo será, pero debes empezar tú, que para eso eres el varón.

–         No eres capaz de sostener una conversación que se prolongue más de cinco minutos a menos que la transformes en un interrogatorio. Aunque sólo te quiera para darte un revolcón y ponerte dos banderillas, lo que te distingue de un consolador es la capacidad de hablar. Recuérdalo, si no desarrollas el habla y la escucha, compensa mucho más uno de estos cacharricos a pilas y hay quien, incluso, los prefiere de todos modos.

Ahora bien, si cumples las condiciones y te animas a contactar conmigo, ten en cuenta las siguientes cosas:

–         Si yo digo sí, es sí. Si digo no, es no. Sólo puedes insistir, que sé que en el fondo te encanta, si digo quizá. Tengo el defecto de ser mucho más lineal que la mujer promedio. Por eso estoy haciendo gala de un estilo comunicativo directo.

–         De todos modos, si empezamos a quedar y un buen día dejo de atender llamadas y mensajes, probablemente no me he muerto y lo que pasa es que me has caído muy mal, eres un plomo y no quiero volver a saber de ti. También te digo que hay que tocarme mucho las narices para que actúe así; suelo ser más educada, una reacción de esta naturaleza suele deberse a que me has agobiado hasta el agotamiento, pues, si estoy enfadada, soy de arreglarlo y no de desaparecer.

–         Comenzar a salir no implica un compromiso. En el desarrollo de una relación se dan los siguientes episodios: 1. Comenzar a conocerse; 2. Tonteo; 3. Comenzar a salir; 4. Compromiso informal (sin papeles) y 5. Compromiso formal (con papeles). Hasta el paso cuarto, no hay obligaciones. Cualquier conducta obsesa o apresurada te hará retroceder, sin remisión, al paso cero. La libertad, el poder conocer a varias personas a la vez y compararlas, es una ventaja inherente al sistema capitalista. Cuando, al menos según el FMI, China alcance el poder mundial y comencemos a adoptar modelos relacionales comunistas… sencillamente, te vas a cagar.

–         Una advertencia cortita: Las decisiones unilaterales me tocan el arco de medio punto. No te las des de listo.

–         Antes era de la opinión de que lo ideal era ser equitativo y pagar los gastos de las salidas a medias, pero en tiempos recientes he descubierto que eso hiere vuestra virilidad. Necesitáis sentiros necesarios. Además, la economía tampoco me es muy favorable. Por tanto, te dejo invitar graciosamente. A cambio prometo que mis gustos y preferencias serán más que económicos. No es inteligente matar a la gallina de los huevos de oro.

–         Si te molesta que engorde, no te empeñes en llevarme a comer. ¿Por qué en España la gente sólo sabe quedar para comer?

–         En realidad, si te molesta que engorde, te vas a tener que aguantar. Cualquier observación que hagas en referencia a mis kilos es antigalante y será recibida con la mala leche que amerita. Si dicha observación va acompañada de comparaciones indeseables, la nominación y expulsión será inmediata.

–         Si quieres actuar como un niño, busca a tu madre y no a una pareja; porque las veces que he intentado actuar como una mami a demanda del nene, me ha tocado aprender que los nenes, como es lógico, acaban sintiendo hacia sus madres “putativas” una atracción igual a cero.

–         Habrá más cosas, pero ya las iré diciendo sobre la marcha. Ya has tenido que notar que no soy persona de reprimir sus opiniones.

Ahora escríbeme, si tienes cojones.

Anuncios

Acerca de vengatriz

Opositora crónica. Si también eres opositor crónico ¡espero tu testimonio!
Esta entrada fue publicada en Genérico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Estimado ligue potencial

  1. hengo dijo:

    No hay huevos a escribirlo en meetic xD

  2. jairo dijo:

    Silvi ya te tengo enlazada…

  3. Mery dijo:

    Grande, grande! jajajaja
    Y luego dicen que es difícil entendernos… yo creo que lo has dejado todo muy claritoXD

  4. brujilla33 dijo:

    jajajajajajja….joder que bueno Plumi….si me vieras por un agujerito, se me acaba de olvidar la mardita isla y sus ocupantes, ¡Te lo juro!, esto es terapéutico a tope…..jajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s