CMYNM (119-123) el director, la queja y el armario


Como se vio en el episodio anterior – ya lo cuento en tono de telenovela que merece- yo tenía preparada una queja y me disponía a llevarla a la Junta Directiva para ver si de una vez por todas se solucionaban los problemas con mis queridas amigas las del comedor, pero como mi compañera de trabajo no me envió su DNI para cumplimentar la solicitud, cuando fui el lunes al colegio lo que decidí fue lanzar la bomba de los últimos hechos que habían sucedido y plantear que lo tenía todo expuesto en una queja y que estaba pensando en presentarla.

No sé si fue un acierto o un error, pero el director comenzó a tratarme de otro modo, ya que la última vez que había ido a quejarme de la gente esta, me espantó como quien espanta a una mosca, moviendo los brazos y quejándose a una compañera de trabajo que ya parecíamos niños chicos, cuando la culpa es de ellas, que se dedican a sabotearnos.

En esta ocasión fue en busca de apoyo moral, apoyo encarnado en el profesor de Educación Física, que para su sorpresa – al menos, a mí me dio la sensación de que le había sorprendido la postura de este profesor-  le dijo “Mira, a mí me pasaba con mi despacho; antes lo dejaba abierto y vi que la gente, aprovechándose de mi buena voluntad, me cambiaba las cosas de sitio e incluso me las robaba. Al final, no quedó más remedio que poner una llave. Aquí el origen del problema es que ellas pueden tomar la medida de llevarse cosas y meterlas bajo llave, pero vosotras no estáis en igualdad de condiciones: ellas pueden coger vuestras cosas y esconderlas. Por tanto, la solución es sencilla: conseguiros un mueble protegido en el que sea posible que metáis vuestras cosas”.

Así lo hicieron. De ese modo, apareció en escena un nuevo personaje de esta novela: el armario. No esperéis ninguna maravilla, es un mueble viejo y bastante cutre aunque, eso sí, le han colocado unas letras azules bien grandes en su parte frontal en las que se puede leer “AULA MATINAL”, pero los problemas no terminan aquí, porque cayeron en un error fundamental: lo que hacía interesante ese armario era que pudiera ser cerrado con llave y resulta que no la tienen por ninguna parte y no saben ni dónde encargarla, de tal manera que estos días lo hemos estado cerrando y abriendo a mano – lo bueno es que, cuando está cerrado, no se nota que no lo hemos cerrado con llave- y estamos a la espera de que nos consigan la llave o, a las malas, le planten un par de candados, si no, no conseguimos nada.

Otro detallito a considerar es que el director me confirmó que los cubiertos que llevaban el logo de la Junta de Andalucía pertenecen al centro y ellas no tienen ningún derecho a esconderlos [algo que nos imaginábamos y por eso apareció en la queja, pero teníamos que preguntarlo]. Sin embargo, parece que al hombre le faltó testiculina para abordarlas y pedirles que nos devuelvan algo que es de uso común y, puestos a exigir, más nuestro que de ellas, porque ellas ya cuentan con sus propios cubiertos y ya se ocuparon de ponerlos ” a salvo” de nuestro uso.

Entonces le pedí que nos dieran, por lo menos, un cuchillo con punta y un par de cucharas, porque nuestra empresa no nos lo iba a dar y no es plan de ir tirando con cubiertos de nuestra casa y de las cucharitas de plástico que compró la madre de una alumna; ir reutilizando cucharitas de plástico, a la larga, se hace verdaderamente asqueroso.

Aún no nos los han dado. Sigo esperando. Si no llegan, habrá que insistir con la queja, pero ni dudéis que, ante el aplatanamiento directivo tan notable, me tiré el detalle de dirigirle otro amable “post-it-mail” a mis queridas compañeras en el que les comentaba que había sabido por fuente incontestable que esos cubiertos que sustrajeron eran del centro, no suyos, y que hicieran el favor de devolverlos, porque a quienes estaban perjudicando era a los niños, no a nosotras.

No contestaron a esa notita, primera vez que no lo hacen. Al día siguiente mi compi se la encontró metida en el cajón y totalmente arrugada… como si, presas de la furia ibérica, la hubieran hecho bola, pensando en tirarla y a continuación, arrepentidas, la hubieran “estirado” y colocado en el cajón, a saber con qué intenciones.

Bonus Track:

1. Sobre la salud de mi madre hay buenas noticias. Al final van a comenzar a aplicarle quimioterapia después de Semana Santa. Recordemos que antes sólo querían darle cuidados paliativos, lo que viene a ser dejarla morir pero evitando que sufriera. Ahora podremos darle un poco de batalla a la muerte, es una batalla perdida de antemano (siguen sin darle solución alguna) pero al menos de este modo nos durará más, y cada día que arañe (eso sí, de calidad) es un regalo.

2. Sobre la huelga general… he de confesaros que no la seguí, no tengo el bolsillo para huelgas.  El miércoles andaba con un sinvivir tremendo, esperándome problemas con los piquetes, pero tuve suerte: de las tres puertas que tiene el colegio, sólo dos fueron selladas con silicona, y la única que dejaron abierta era justo aquella de la que tenía la llave. Imaginaos el lío si llega a estar cerrada: me habría tocado o no trabajar por pantalones, lo cual muy democrático no es, o tomar alguna medida del tipo… llevarme a todos los alumnos al bar mientras localizo al director, llaman a un cerrajero y demás movidas… podría haber sido muy problemático.

3. Sobre lo malo que es el agobio… últimamente es la palabra clave de todos los aspectos de mi vida personal, el agobio… pero como no voy a dar detalles de la parte “rosa-amarillista” en otra ocasión, os comentaré una divertida manifestación de agobio que presencié en mi compañera de trabajo. A la pobre el agobio se la come por los pies: broncas continuas con el “amigo con derechos”, horario laboral muy extenso, problemas con la renovación de su otro contrato, peleas con el vecino del piso de arriba – el agua ha calado en su cuarto de baño, se cae a pedazos, pero parece que ni el vecino ni el seguro están demasiado por la labor-, una avería en su coche que tiene que reparar y a continuación, el problema más absurdo: su necesidad imperiosa de comprarse un frigorífico apropiado aprovechando que están de rebajas. Lleva varios días viniéndose a trabajar con los catálogos de diferentes tiendas de electrodomésticos, comparando precios y servicios. Yo disimulaba la risa hasta que el pasado viernes me comentó que fue a una tienda a verlos in situ y cuando vio que el dependiente estaba menos documentado sobre neveras que ella, le dio un ataque de ansiedad en pleno comercio y se sintió obligada a salir a la calle antes de cumplimentar la transacción. Yo comprendo que es un auténtico dilema eso de no saber qué escoger entre dos modelos casi idénticos: uno más grande, pero sin No-Frost [un gran invento de la humanidad que permite una mejor conservación de las verduras] y uno más grande, pero sin “No-Frost” [para desgracia eterna de las verduras]. Yo le dije que es la clase de dilema que sólo se puede plantear una persona que vive sola, porque si viviera con una familia, optaría por la capacidad antes que por calentarse la cabeza con los Frosties.

En fin, al menos con la coña de la nevera, nos estuvimos riendo las dos, que buena falta nos hace.

Sobre otras cuestiones: Esta Semana Santa me iré de viaje, así que este blog estará unos cuantos días sin actualizar, pero seguid atentos, porque alguna actualización caerá en vacaciones. Por lo pronto hay una inminente, un reparto de premios que me corresponde hacer 🙂

¡Nos leemos!

Anuncios

Acerca de vengatriz

Opositora crónica. Si también eres opositor crónico ¡espero tu testimonio!
Esta entrada fue publicada en Cómo madrugar y no morir y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a CMYNM (119-123) el director, la queja y el armario

  1. aliyah dijo:

    Flor… Me alegro un monton de lo de tu madre, ojalá k mejore y nos dure mucho tiempo, en cuanto a lo de las compis… K fuerte me parece!!! Pero bueno, poco a poco vais avanzando… Jijiji, bss wapa nos vemos mañana pal cafelico…TKMMMMMM

  2. brujilla33 dijo:

    La escena de tu compi con ataque de ansiedad al ver la ineptitud del dependiente por vender neveras me ha hecho escojonarme de risa tía, jajajajaaja…;)

  3. sickofhell dijo:

    Yo apoyo a Brushi, lo de tu compañera con el ataque en la tienda de frosties no tiene desperdicio, qué panzá de reír que me he dado. ¿Ves que si pinchas un poco consigues a veces algo a cambio? Es que este mundo está mu loco. Un abrazo enorme y muchas gracias por tus comentarios en mi blog.

  4. raphaela dijo:

    En cuanto a tu madre: mealegra mucho, y con ello tengamos espereanzas…quién dice que no hay una remisión y tenemos madre pa rato. La esperanza en Dios es irrenunciable…no la renunciemos en un exceso de “realismo” eh? Los médicos no saben tanto como creen o como creemos.

    En cuanto a la huelga: respeto el derecho de hacer huelga, pero cómo me revienta cuando se arman piquetes que obligan a hacerla. Le cortaría las manos a quien pretenda negar el derecho de un trabajador a no cumplir las tareas como medida de fuerza, pero le cortaría otra cosa a quien pretende obligar a otros a ello para luego ufanarse del éxito de una medida de fuerza tal. En fin…

    Lo de ” no frost” ¿es para beneficio delas verduras o es que esos aparatos no hay que descongelarlos periodicamente? De ser como creo no hay mucho que discutir, te evitan un trabajo. Por otra parte…. vendedores que conocen lo que venden…. son una rara avis en todo occidente.

    Que tengas una buena Semana Santa, junta alegría y fuerzas que viene bien contar con un reservorio de tales cosas.

    Besos

  5. Canusca dijo:

    El drama de elegir heladera me divertí mucho con esa parte del post. Que tengas un buen viaje de semana santa.

  6. lgante dijo:

    Evidentemente me decanto por el No Frost. Quien se encargue con frecuencia del mantenimiento del frigorífico y de llenarlo (¡¡sorpresa: todo lo que hay en el frigorífico hay que llevarlo a casa…!!) notará la diferencia. Y el tamaño del electrodoméstico en cuestión, pues ya sabemos todos, y todas, que algo más pequeño pero bien aprovechado puede dar mucho juego.
    ¡Felices vacaciones!

  7. elnota80 dijo:

    Disfruta cada segundo con tu madre, vigila tus cosas, y trata de ser feliz. Es un gusazo leerte, siempre, pero hay cosas más importantes. Me encanta el título, que Narniano 😉 Un abrazo!!!

  8. centauro veintiuno dijo:

    jajaja estamos como queremos, menos mal que aún nos queda el humor. Qué sería de nosotras sin él en los tiempos que corren…
    Muchos besitos y felices vacaciones, a disfrutar toca 😀

  9. chuki dijo:

    Lo de la nevera es sencillo, se compra la que menos consuma y entre dentro del presupuesto. Pero una cámara fotográfica… que si pixeles, que si lentes, que si objetivos ¡que si gps! ai dios… 😛

  10. vengatriz dijo:

    ¡Cómo se nota que cada uno tiene su talón de Aquiles! jaajajaj

  11. lola Velasco dijo:

    Te he dejado en mi blog tu premio Liebster, espero que te guste.
    ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s