CMYNM (132-137) De accidentes, despistes y personajes peligrosos


Como estos días han sido de tanto bullicio, nada os he contado del aula matinal, pero eso no quiere decir que no hayan seguido pasando cosas que quizá hubieran merecido una descripción más detenida, pero como no siempre da tiempo a contarlo todo de todo, tendré que jorobarme y resumir o permitir que se me acumule el trabajo, que es peor.

Síntesis:

  • ¿Recordáis que por trabajar perdí el derecho a ser beneficiaria de Muface y que mi padre, para que no me quedara sólo con el seguro sanitario de la Seguridad Social, accedió a costeármelo aparte? Eso son 55 € mensuales. Pues bien, añadid a eso que como con los 189 € que cotizo estoy levantando el país y se me considera independiente, no nos van a devolver 500 € de la declaración de la renta que antes nos devolvían. Hagamos una cuenta, aunque no recuerdo exactamente en qué mes cantó el tema del seguro, pero suponiendo que hubiera cantado desde septiembre, 55 € por 9 meses equivalen a 496 €/mes. Si a eso le sumamos los 500 de antes, eso da un total de 995 €/mes. Considerando que cotizo 189 €/mes, si multiplico esto por los 9 meses que dura el curso escolar, obtengo un total de 1701 €. Es decir, que si llego a tener que devolverle a mi padre el dinero que le ha costado que yo trabaje, habría trabajado nueve meses para obtener un beneficio total de 706 €. Vamos, como si cada mes cobrara 78,4 €. Menos mal que: 1. en mi casa no me exigen que devuelva ese dinero y 2. que el aula matinal no es mi única fuente de ingresos.
  • ¿Recordáis que tenía pendiente firmar una modificación de mi contrato porque mi segundo apellido figuraba mal? Pues bien, estoy a un mes de que finalice el curso escolar y todavía no me han llamado para arreglar eso, pero vamos…si pienso que la empresa debería habernos mandando por lo menos tres cajas de inventario para la clase y sólo nos ha mandado una que, encima, era lo más cutre que me he echado a la cara, como describí en su momento ¿de qué me extraño?
  • Aunque esto no me atañe directamente, es importante y debo decirlo. Ayer estuve en un cumpleaños. En ese cumpleaños había un compañero de estudios (maestro) y de profesión (monitor de aula matinal, comedor y profesor particular). Le pregunté cómo le iba con sus cosas y me contó que perdió el trabajo como monitor de aula matinal. Esto me extrañó mucho, ya que es un tipo responsable, y me interesé por el motivo. Su respuesta me dejó fuera de juego: “Parece que la empresa está obligada a tener un 5% de personas con minusvalía y que tardaron un poquito en caer en la cuenta de ello. Al menos, esa fue la excusa que pusieron. Como yo fui el último en entrar, soy el primero en salir”. No quise hurgar más en la herida, así que me quedo sin saber si la empresa en la que estaba como monitor de comedor es la misma que en la que estaba como monitor de aula matinal, porque si es así incluso existe la posibilidad de que haya perdido ambos trabajos por el mismo motivo y eso sería una putada del tamaño de una catedral. Así está España. Considerando que la crisis aumenta y que mi compi y yo fuimos las últimas en entrar en nuestra empresa… dudo mucho que conservemos el trabajo en septiembre, aunque nunca se sabe.
  • Hubo accidentes y despistes de todo tipo:

1. Una de las niñas se dio un golpe en la nariz y tocó cortarle la hemorragia; momento en el que a mi compañera y a mí se nos olvidó cuanto aprendimos en el curso de Primeros Auxilios y, en consecuencia, nos tocó improvisar – anécdota que viene a demostrar que el sentido común es un arma poderosa y que estos cursos exprés son absurdos e inútiles-.

2. Tuve problemas para ser puntual toda la semana: volví a trasnochar, mi hermano también está trasnochador y no había pantalones de sacarle de la cama, un día me puse mala con dolor de cabeza y no pude ir más que para llevar a los pequeños a su fila, por aquello de que mi compañera debe recoger un poco antes para ir a su segundo empleo y, lo que más coraje me dio, el viernes me quedé dormida porque mi despertador me hizo un extraño: iba a sonar, sí, estaba programado, sí, tenía sonido… pero también la bonita intención de no despertarme el viernes, sino el sábado, así que adivinad el apuro que pasé.

3. Al menos, para compensar, hoy faltó mi compañera porque ha tenido una avería en el cuarto de baño y no le ha quedado más remedio que quedarse, limpiar y solucionar el tema con el seguro, lo que mitiga en parte mi sentimiento de culpa.

4. El mismo viernes, cuando llevé a los niños al patio de infantil, me encontré conque una señora con las luces fundidas llevó al colegio un Pitbull sin cadena, sin bozal y completamente a su aire. Para colmo, los niños, en lugar de tenerle miedo y mantenerse alejados, se acercaban y le hacían fiestas al perro. Yo me planteé haberle llamado directamente la atención a la señora, pero ya sabéis que en realidad en el colegio no soy nadie y, además, se me ocurrió pensar que los perros captan el miedo (la adrenalina) y que si iba yo a regañar a la mujer o a alejar a los niños, la reacción del perro (que al fin y al cabo estaba tranquilo) podía ser mala y eso empeoraría la situación. Al final opté por interrogar discretamente a los críos para saber de quién era madre esta mujer, busqué a la conserje, le mencioné el tema y… la otra señora, que debía ser tonta pero no tanto, al captar nuestras miradas de reojo mientras hablábamos de ellas, consciente de cuál debía ser el motivo, se alejó solita antes de que diera lugar a decirle nada, lo que para mí fue la mejor solución posible al asunto. ¡De corbata se me pusieron los ovarios!

5. La anécdota del día (¡la traigo fresquita!) también en el patio de los pequeños. Andaba yo vigilando a la chiquillería antes de que entraran en sus aulas cuando veo a un padre (con una pinta de gitano que no podía con ella, aunque quede feo decirlo) hablarle a su hijo de 2-3 años de la siguiente manera: “¡Hijo mío! ¡No permitas que te pegue nadie! ¡Si te pega alguien le arañas los ojos! ¿Entendido? ¡Le arañas los ojos!”. Y claro, me imagino que el chiquillo luego será un bronquista de cuidado, al que será imposible pedirle que avise a los profesores si alguien se mete con él, porque su padre es más importante que los profesores  y dice que a la mínima de cambio hay que sacarle los ojos a quien sea.

Os voy dejando ya. Hace hambrecilla. Pensaba en dormir siesta matinal pero creo que resistiré. Sólo comentar que ya no tengo novio (justo es anunciar la ruptura, como los famosos, ya que enterasteis del principio de la relación, os toca saber el final) pero da lo mismo, pues acabamos de adoptar un gato (no hay amor más sincero que el de los animales) y que en futuras entradas seguro que caen anécdotas… del gato ¡por supuesto!

Nota: Señoras y señores, Ladies and gentlemen… ¡esta es mi entrada 400! 

Anuncios

Acerca de vengatriz

Opositora crónica. Si también eres opositor crónico ¡espero tu testimonio!
Esta entrada fue publicada en Cómo madrugar y no morir y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a CMYNM (132-137) De accidentes, despistes y personajes peligrosos

  1. jairo dijo:

    silvia vaya tela con lo de la seguridad social, asi va españa los que curraos a pagar impuestos sangrantes y esto va a peor como apuntas si ya pagar una mutua…la que nos queda, lo del pitbull joer, son perros que el tumulto los desquicia y mucho. menos mal que no ha pasado nada

    • vengatriz dijo:

      Ya verás, Jairo, esto apenas empieza. Lo del Pitbull es muy fuerte, aunque no sé qué es peor, si eso o lo del padre agresivo. Yo lo flipo mucho con las cosas que llego a ver en ese patio.

  2. Pa lo del novio, ande hay que mandar el curriculum?, ja,ja..

    • vengatriz dijo:

      ¿Al correo electrónico? xD Pero advierto que sólo admito a gente que “no esté pillá”, que no quiero problemas de expropiaciones de novios ni nada parecido, mira que eso de expropiar está demasiado de moda xD

  3. Mery dijo:

    Ay, sola de vez en cuando se está muy bien. No sé cuánto llevarías con tu novio pero yo dejé a mi ex después de 6 años y en plena opo y la gente me veía pa vestir santos (la opo no deja mucho margen al ligoteo) y mírame ahora: conviviendo con mi escocés y luciendo un diamante a la espera de aumentar el “fondo boda” 😉 Espero que la ruptura haya sido civilizada y no te quite el sueño. Muchos besos!

    • vengatriz dijo:

      Desde el 1 de enero. El chiste es que últimamente no me pasan de los tres meses xD y ya cansa, pero bueno, nunca se sabe, tengo demasiados frentes abiertos, pero sí, ha sido civilizada, no nos hemos tirado de los pelos ni hay motivo para no hablarse, ¡Besotes!

  4. Cómo siempre, me ha encantado la entrada. Yo padres con pitbull no he visto, pero abuelas peor que los pitbull si, de hecho, hay una que cada vez que lleva al niño, me da una penilla, le deja respirar, porque es obligatorio para vivir, pero pufff, le llama la atención por absolutamente todo y lo del padre…bueno, yo antes le decía a mi hijo que avisase a la profesora y a nosotros si le pasaba algo, empezó a pasar y al final, hemos decidido decirle que se defienda, que le arree también y que luego le diga a la profesora que se estaba defendiendo. O era eso o era dejar que mi hijo fuera el sparring de los matones del cole, que todo he de decir, que gracias a dios, hay pocos. Espero también que todo lo tuyo en materia personal y laboral se arregle.Un besazo guapa.

    • vengatriz dijo:

      Humanamente lo entiendo, pero decirle al nene que arañe a sus compañeros a los ojos… pufff. Así es como aprenden desde chiquitos la ley del más fuerte (o del más agresivo) luego llegamos a mayores y al final nos seguimos dividiendo en dos grupos: los que respetan las normas (para que les pille el tren) y los que no (que son los que acaban teniendo éxito en la vida). Gracias por los buenos deseos, guapa. ¡Un besote!

  5. Lola Velasco dijo:

    ¡Madre mía que estrés! Hay que tener nervios de acero para bregar con el personal que te encuentras de todo en escasos momentos
    ¡Cuídate mucho aunque se que estás bien preparada para mantener el tipo muchos años!
    Besitos

  6. Mamen O. dijo:

    Siempre he pensado que la peor parte del trabajo de un maestro son los padres. MI hijo el pequeño tiene once años con lo cual todavía vivo en directo situaciones con algunas madres (creo que en general somos peores las madres en ese aspecto) que me hacen huir despavorida. Como mi hijo afortunadamente no da problemas significativos, intento no aparecer en el colegio para nada porque paso vergüenza ajena de la lata que le dan algunas a los profesores, a las monitoras…todo el mundo se cree que su niño es el ombligo del mundo. Algún día, si te apetece, puedo contarte anécdotas desde mi punto de vista de madre. Ahora empieza la época de la preparación del baile de fin de curso y eso da juego para escribir una enciclopedia…ja,ja
    Besos Silvia.

    • vengatriz dijo:

      Como te digo siempre, estoy abierta a que compartáis conmigo las anécdotas que os apetezcan 🙂 porque humanamente me interesan y porque enriquecen el blog. Además, yo también sé criticar a maestros y monitores, jejeje…

      ¡Un besote!

  7. sickofhell dijo:

    Vaya lío, Silvi. ¡¡Qué cosas más locas te tocan vivir!! Jaja, espero que al menos hayas disfrutado del cumpleaños. Haz caso del padre ese y si se meten contigo, le arrancas los ojos…así de simple. Enhorabuena por tu entrada nº 400. Espero que encuentres un hueco para mí para hacer el ganso.

  8. vengatriz dijo:

    jajajja, afilando las uñas estoy!! Por supuesto que sacaré hueco para ti, que estamos últimamente que no hay narices de coincidir. ¡Un besote, majérrimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s