De Oporto a la comisaría (IV) (Traca final)


Como os podéis estar figurando, aunque en Madrid muchos negocios abren el fin de semana, después de lo sucedido el sábado no nos cabía la menor duda de que hasta el lunes no se iba a poder hacer nada.

No quedó otra que hacer turismo por Madrid. Mi amiga no había estado nunca y fue una oportunidad para enseñarle las típicas cosas que visitan los guiris: Sol, Gran Vía, la Plaza de España, la Plaza Mayor, el mercado de San Miguel… y los mojitos a 5 € de mi barrio, que después de haberlos catado he llegado a la conclusión de que son francamente mejorables.

Así llego el lunes, día en el que se siguieron tocando puertas hasta que al fin descubrimos que nos las podía dejar un taller de Algete (¡Encarna! ¡ empanadillas de Móstoles! ¡algetes tiernos!* ) pero, que quede claro, no para llevar el coche hasta Almería si no para llevarlo a su taller hasta que lleguen las famosas ruedas de Alemania.

Nos faltó hacerle la ola a los mecánicos cuando llegaron. Hay que decir que antes del final feliz nos encontramos con un par de obstáculos más. El primero, que por despiste Noel se había llevado la llave del garaje del acceso de los coches ( yo me había quedado con la otra: la del acceso de los peatones) así que la furgoneta de los mecánicos solamente puedo entrar cuando un usuario casualmente abrió la puerta y después el coche de estos amigos y la furgoneta de los mecánicos sólo pudieron salir cuando yo, aprovechando la salida de otro coche, decidí quedarme como 20 minutos junto al detector de movimiento de la puerta.

El segundo obstáculo, una vez que el coche ya estaba a salvo, fue conseguir un método apropiado de transporte para el regreso de esta gente y todo su equipaje a Almería. Inicialmente el seguro había prometido el viernes anterior que les pondría un taxi a su disposición pero cuál no sería nuestra sorpresa cuando el lunes descubrimos que dónde dije digo, digo Diego. De pronto el taxi era lo más imposible del universo y empezaron a sugerir que se volvieran en tren, autobús o coche alquilado.

Aquí cabe tener presente el estrés que se habían comido estas personas durante todos estos días, el tema de la minusvalía de ambos dueños del coche y el dolor físico de la mujer. Para muchas otras personas estos medios hubieran sido válidos, pero no para ellos en sus circunstancias, y más si tenemos en cuenta que el seguro había asumido la cobertura a todo riesgo de un coche que luego no eran capaz de atender ( si cubres un modelo, deberías tener ruedas disponibles para sacar de una cochera ese modelo) y que les había abandonado totalmente ( en vez de buscar una solución para las ruedas, delegaron el tema a sus asegurados… ¿para qué se les paga entonces?).

Tuvieron que hacer muchas llamadas. Sospechan que fue un contacto el que les resolvió el problema, más que nada porque nadie se cree que la chica que les atendía por teléfono de parte de la oficina de Madrid hubiera cambiado tan bruscamente de opinión. Lo peor, es que la imposibilidad de buscar un taxi no tenía otro origen que el económico, ya que dejó de ser tan imposible en cuanto se les metió un poquito de presión.

Eso sí, el coche se les prometió para las 17:10 y no llegó hasta una hora más tarde.

Por cierto ¿ habéis escuchado alguna vez hablar de Uber?. Es un servicio alternativo de taxis que trae a los taxistas precisamente por el camino de la amargura, ya que los taxistas tradicionales en su momento pagaron una fuerte cantidad de dinero por la licencia y eso implica que no puedan competir con Uber, que como empresa es una cárnica que explota a la gente pero que se puede permitir ofrecer unas carreras mucho más baratas y que además cuidan mucho la estética: coches negros y brillantes de limpios con cristales traseros tintados, gama cómoda, conductores que te reciben en traje, te preguntan en qué emisora de radio quieres oír y te ofrecen un botellín de agua… en suma, muy orientado a que la persona que solicite ese servicio se sienta como la novia de Grey, con chófer propio, pero a lo low cost.

Esta gente es odiada por los taxistas de toda la vida y hay cierta tendencia a dar apoyo institucional a esos taxistas de toda la vida…

Podréis entender entonces que durante la espera al taxi de una hora en el portal de mi casa, empezaran hacerse bromas del tipo: « ya verás, que ningún taxista ha querido coger la carrera» o « lo que pasa es que han tenido que llamar a un Uber».

Pues bien, sospecho que la hora de retraso tuvo algo que ver con que realmente nadie quiso coger la carrera y que el seguro, ya fuera por falta de alternativas o por ahorrar costes, decidió que un conductor de Uber asumiera la papeleta.

Así acabó la historia, al menos hasta el momento. El coche está en Algete, a la espera de recibir las ruedas de Alemania. Supongo que estos amigos se volverán a quedar en mi casa cuando tengan que recogerlo. Sus dueños es muy probable que cambien de seguro en cuanto toda esta historia termine dada la mala atención recibida y nosotros es muy probable que cambiemos de plaza de garaje o directamente pasemos a aparcar en la calle, total, si alguien nos toca el coche en la calle podemos tener la esperanza de enterarnos o de que alguien se entere cuando empiece a sonar la alarma, cosa que no ocurre cuando la alarma del vehículo suena en un segundo sótano sin cámaras de vigilancia de ningún tipo.

Dudo que nos enteremos de la identidad de los profesionales que cometieron el robo, pero si hubiera novedades policiales en el futuro os lo comentaré.

Espero que os haya entretenido esta historia y que saquéis algunas moralejas, a destacar:

1. Ojo con dejar coches caros en un lugar sin vigilancia.

2. Coche barato: piezas baratas y recambios de fácil acceso. Coche caro: piezas caras y recambios de difícil acceso.

3. No por tener un coche en un garaje está más seguro.

4. Posiblemente los señores que te arreglan la avería cuando te roban las ruedas son los mismos señores que roban ruedas cuando tienen un cliente con una avería.

5. Por más caro que te cueste el seguro del coche, el mejor seguro, del que no tienes queja, es aquel que nunca has tenido necesidad de utilizar o, por lo menos, no para nada serio.

6. En Madrid hay cierto orgullo con la profesionalidad de sus ladrones. no es la primera vez que me da la sensación de que a policías y vigilantes de seguridad se les hincha el pecho al pronunciar profesionales cuando vas a llorarles.

7. Jamás hay viaje sin anécdotas.

¡Hasta luego, coliflores!

¡Gracias por leer!

Pd1: próximo destino… Rusia.

Pd2*: si vienes aquí para entender el chiste del asterisco ve buscando ya en Youtube el vídeo «Empanadilla de Móstoles» de los humoristas españoles Martes y 13.

Acerca de Hécate

Lee y me cuentas.
Esta entrada fue publicada en Genérico. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De Oporto a la comisaría (IV) (Traca final)

  1. Ana dijo:

    Desde mi experiencia en seguros de coches (que es bastante reducida, porque solo he trabajado en una empresa, y por tanto solo conozco la politica de esa, y algunas anecdotas de otras en las cuales habian trabajado mis companheros), cualquier seguro es malo si eres un cliente nuevo, da igual lo que pagues. Por eso no conviene cambiarse de seguro (generalmente). Elige una buena companhia, conoce sus polizas de memoria, compara las polizas y la cantidad que cubren (los danhos al conductor, por ejemplo, no son los mismos en todos los seguros, y la diferencia parece poco importante… hasta el dia en que la necesitas), en el caso de un todo riesgo fijate mucho en las exclusiones, que siempre hay (muchas empresas no cubren las ruedas, tb he visto exclusiones especificas a los bajos de vehiculo)… Y cuando encuentres uno que te guste, como un hijo. No lo dejes escapar. Estas empresas puntuan al cliente por cuanto dinero le hacen ganar, y por experiencia te digo que a un buen cliente le cumplen todo segun contrato y hasta le dan descuentos si los pide… a un cliente malo (o no tan bueno), siempre encuentran maneras de denegarle los servicios que ha firmado.

    Juraria que el servicio low cost de Uber es el de coches normales, si les enviaron el negro, por lo menos les enviaron en la “alta gama” de esta empresa!

    Espero que su siguiente viaje a Madrid sea menos accidentado.. Pobres! Que han hecho al final para tener coche de substitucion?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s